Domingo 27 de Septiembre de 2020

  • 27.2º
  • Mayormente nublado

TUCUMÁN

1 de septiembre de 2020

Alfonso Ruas, de Tucumán al Mundo

En “Destino97UNO” conocemos infinitas historias, y nos tocó emprender el camino de la vida de un modelo tucumano furor en China, que prestó su imagen para grandes marcas y ahora recorre las calles tucumanas vendiendo tamales


Alfonso le contó a Alicia Herrera, como dio sus primeros pasos, esos que los llevaron hasta donde está hoy. “Empecé en el mundo del modelaje cuando era chico, en un desfile en el local de ropas de la madre de un amigo y ahí me vio  Ricardo Casacci, después me fui con Roberto Pérez Nazar , pero siempre desfiles locales”, relató.

El joven oriundo de Yerba Buena, tomó la decisión con 19 años de viajar a Buenos Aires para probar suerte en el mundo de la moda, pero no todo le fue fácil: “Trabajé de lava copas en un restaurante, después vendiendo ropa y en transcurso llevaba mis fotos a las agencias de modelos pero no daba el perfil, me decían después te llamamos y me decían tenés que esperar un poco”.

Mientras seguía insistiendo y mostrando los diversos trabajos hechos en nuestra provincia, recuerda que fue un cachetazo fuerte el no poder conseguir en lo que deseaba: “Me hicieron bajar los pies a la tierra de la manera menos esperada, me decían hace fila porque como vos hay un montón” acotó.

Hubo momentos en los que Ruas, sentía emociones cruzadas, volver al hogar o continuar. “Me dije que hago, vuelvo a Tucumán o me quedo en Buenos Aires y la peleo; no puedo vivir con esa sensación del que hubiera pasado si no lo intentaba”, mientras luchaba por lograr lo que anhelaba, seguía enviando mails con sus fotos a agencias de todo el país e internacionales.

Y, un día, y como dicen, 'el que busca encuentra', la oportunidad llegó de una pequeña agencia de talentos: “Un día de la nada me llega un mail, diciendo Alfonso se contactaron desde China y quieren un modelo, era un  mail en cadena donde participaban 250 personas, un contrato por tres meses todo incluido y dije ¿porque no?”, expresó.

Sin saber que pasaría, ya que luchar contra 250 postulantes, no parecía sencillo, la vida lo sorprendió a los pocos días, cuando recibió un mail confirmando que había resultado seleccionado para viajar a Shanghái por un periodo de tres meses todo pago para trabajar en campañas publicitarias.

“Cuando llegué me pasaron muchas cosas en la cabeza, muy rápido. Yo era un espectador, es una cosa de locos, imagínate con 20 años llegar y ver esos edificios, los lujos; cuando me fui de Tucumán lo hice pensando en que iba a estar en Buenos Aires y ya, pero de repente me encontraba en Shanghái, China y un señor en una limusina con un cartel de Welcome Mr. Ruas”, recordó.

Durante su experiencia,  el tucumano manifestó que participó de publicidades para revistas y televisión, trabajó para marcas de autos, televisores, relojes, electrodomésticos que eligieron su rostro para difundir sus productos.

“Yo estaba haciendo pie, conociendo otra gentes, otra cultura, lo disfruté muchísimo. Llegue 2011 por solo tres meses y me termine quedando 5 años más para viajar por muchos países y decidí volver a Shanghái primero porque tiene una economía en punta”, afirmó y además añadió que empezó a expandir horizontes y empezó a incursionar en nuevos proyectos como su propia marca de ropa.

“Se trabaja mucho allá, es una muy buena ciudad para emprender algo, yo me puse como objetivo tener mi propia marca de ropa y lo conseguí, es una marca de fútbol retro”, dijo

En pleno auge de su carrera, el modelo decidió desembarcar en su provincia, solo de visita por dos meses para ver a sus familiares y a participar del casamiento de su amigo Juan Manuel, el pasado 7 de marzo; pero las vueltas de la vida no son lo que uno espera y se desató el coronavirus: “Eso me movió bastante las piezas, yo tenía el pasaje de vuelta pero bueno dije ya estamos acá, yo tenía ganas de estar aquí para hacer más que saludar a la familia y ya, no se dio como lo esperaba pero bueno”.

Lejos de la gran ciudad china, el modelo tucumano disfruta del reencuentro con amigos y familiares e incluso se reinventó y encontró un nuevo oficio: “Empecé a vender a tamales, se los compro a una persona que trabaja en Simoca y de ahí los vendo, me calzo la mochila y salgo”, contó el joven quien con barbijo y en bicicleta recorre las calles tucumanas repartiendo el clásico plato regional.

Alfonso Ruas, es también la prueba de que el esfuerzo, el luchar por los sueños, vale la pena, y también de que en el paso a paso que uno da para llegar a cumplir con sus anhelos, la vida te sorprende, y todo lo que debe ser, será.

 

 

#QuedateEnCasa y Escuchá La 97.1 todo el día, hacé click 👇🏽 acá

📻

Descarga la App de #RTuc haciendo click 👇🏽 acá

📲

COMPARTIR:

Comentarios