Viernes 10 de Julio de 2020

  • 6.1º
  • Despejado

MEDIO AMBIENTE

15 de noviembre de 2018

Utilizaron orina para hacer ladrillos en Sudáfrica

En el Cabo inventaron un bioladrillo hecho con orina se hace con orina, arena y bacterias, mediante un proceso natural, la precipitación microbiana de carbonato. El invento podría sustituir los tradicionales ladrillos.

Los investigadores, dos estudiantes y un profesor, utilizando una técnica inspirada en la formación natural de las conchas, lograron "hacer crecer" prototipos de estos nuevos ladrillos en un periódo de seis a ocho días. El año pasado se lanzó un estudio de viabilidad gracias a una beca del Consejo de Investigaciones sobre el Agua, un organismo gubernamental sudafricano, utilizando en un primer momento orina sintética y, después, orina humana.

"De hecho, fabricamos el primer bioladrillo a partir de verdadera orina", contó Dyllon Randall, el profesor que supervisó a uno de los estudiantes. "Este proceso es sorprendente porque, a grandes rasgos, hicimos que crecieran ladrillos a temperatura ambiente", "Utilizamos orina, habitualmente considerada un desecho, en un proceso totalmente duradero", destaca Randall.

Para lograr fabricar un ladrillo, actualmente se necesitan 30 litros de orina. La materia prima se recupera gracias a un urinario especial reservado a los estudiantes masculinos de la universidad. Los tres primeros ladrillos realizados con este método hasta ahora están expuestos. Se trata de unos bloques grises con una apariencia y peso similares a los ladrillos normales. El material parece de caliza.

Los ladrillos ordinarios se fabrican en hornos en los que se cuecen a 1.400ºC, un procedimiento que provoca importantes emisiones de dióxido de carbono, los "bioladrillos", en cambio, "se cultivan" en arena en la que se siembran bacterias para producir una enzima llamada ureasa.

En Estados Unidos ya se han fabricado "bioladrillos", pero a partir de una orina sintética. Los producidos en Sudáfrica son los primeros que utilizan orina humana. El precio de este innovador material será determinante para saber si podrá representar una competencia para los ladrillos clásicos.

"Actualmente se necesitan entre 20 y 30 litros para crear un ladrillo de tamaño estándar. Esto parece mucho, efectivamente, pero la orina está constituida de un 90% de agua", recuerda. "Investigamos cómo reducir el volumen de orina necesario para hacer un ladrillo, y estoy seguro que dentro de unos años tendremos unos resultados mucho mejores". Advirtió Randall.

Fuente: ambito.com

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios