Martes 3 de Agosto de 2021

PAÍS

12 de julio de 2021

Científicos mendocinos avanzan con los estudios de una vacuna contra el coronavirus

La investigación se estaba llevando adelante en el Instituto de Medicina y Biología Experimental de Cuyo (IMBECU) y se encuentran en fase de prueba en ratones de laboratorio

Un grupo de científicos mendocinos están desarrollando un candidato vacunal, que en otras palabras es un compuesto para convertirse en vacuna contra el Covid-19.

Esta investigación se estaba llevando adelante en el Instituto de Medicina y Biología Experimental de Cuyo (IMBECU), para realizar una vacuna contra la influenza, pero debido a la pandemia, comenzó a probarse para el coronavirus.

María Victoria Sánchez, una de las científicas del equipo, explicó que: "En medio de esta coyuntura epidemiológica, y en base a los estudios que ya tenían encaminados, se puso en contacto con científicos de Conicet Buenos Aires, que venían desarrollando trabajos similares. La investigación de los mendocinos se centra en una parte de la proteína que recubre al virus. las púas que se ven en las imágenes del coronavirus, que se unen a las células sanas. La intención es neutralizar al virus".

"Los estudios se encuentran en fase de prueba en ratones de laboratorio, que también se denominan pruebas pre clínicas", manifestó Sánchez.

Acerca de los resultados de la investigación, la investigadora señaló que hasta el momento, tienen datos que indican que estas vacunas generan muy buena respuesta de anticuerpos, pero siempre teniendo en cuenta que las pruebas son en animales, por lo que aclaró que no se pueden homologar con los resultados en humanos.

Sobre a qué vacuna contra el Covid-19 podrían compararse estos estudios, Sánchez aseguró que la que más se asemeja es la vacuna cuál es más parecida, la sinopharm, ya que se ha desarrollado en base a proteínas.

Consultada acerca del tiempo que podría demorar en desarrollarse la investigación, la científica explicó que al menos tardaría diez años, y eso depende también de la inversión de dinero que se destina a realizarla, porque la fase de estudios clínicos que hay que realizar es sumamente costosa.

La gran parte del financiamiento de la investigación es estatal, pero esto no implica que no se pueda vender la tecnología a un laboratorio que sí pueda financiar el desarrollo de la vacuna.

Por otra parte, manifestó que en Argentina hay solo dos laboratorios que tendrían la tecnología necesaria para completar la investigación y que esto también complica el avance de los estudios y pruebas.

A pesar de estas dificultades, la investigadora fue optimista al referirse a los resultados de los trabajos que realizan en el Imbecu.

"Si vale la pena hacer estas pruebas, pese al tiempo que pueden demorar, y sí tiene sentido estudiar un candidato vacunal porque puede funcionar con otros virus, similares al Sars-Cov2, De hecho explicó que las vacunas del coronavirus no fueron desarrolladas desde cero en en un año, sino que surgieron de estudios que se estaban haciendo para vacunas contra la influenza.

 

 

 

 

 

 

 

#Escuchá La 97.1 todo el día, hacé clickacá📻

#Descarga la App de #RTuc haciendo clickacá📲​

COMPARTIR:

Comentarios