Viernes 22 de Octubre de 2021

  • 35.8º

TUCUMÁN

27 de septiembre de 2021

12 años de prisión para el asesino de Ayelén Gómez

Ayelén fue asesinada hace cuatro años, el 12 de agosto de 2017, en Tucumán

Este lunes 27 de septiembre, a cuatro años del crimen, Adrian “Bandera” Miranda aceptó haber sido el autor del violento asesinato y por ello, en un juicio abreviado, las partes acordaron 12 años de prisión. La familia aceptó este acuerdo porque el riesgo de no aceptarlo era que termine en absolución.

El caso

La noche del 12 de agosto de 2017 Ayelén estaba trabajando, ejerciendo la prostitución, en el Parque 9 de Julio. Había vuelto a la provincia hacía un par de meses, después de estar un tiempo en Buenos Aires, destino obligado para muchas travestis que se exilian de Tucumán. Allí fue estudiante del Bachillerato Popular Mocha Celis. Cansada de no encontrar trabajo, con problemas de adicciones a cuestas, buscó refugiarse en su familia oriunda de la localidad de Ranchillos, a 25 kilómetros de la capital. Pero duró poco tiempo y terminó ranchando en ese parque capitalino, escenario histórico de la zona roja tucumana.   

De día, el Parque 9 de Julio alberga en sus más de 100 hectáreas un museo, la Casa de la Cultura, las facultades de Filosofía y Letras, Odontología y Psicología, el Palacio de los Deportes, el Club Lawn Tennis, un camping municipal, un lago artificial, el Rosedal y varios bares y restaurantes. Está ubicado frente a los hoteles más lujosos de Tucumán. Por sus veredas anchas y pistas de salud, la gente suele correr, hacer actividad física, salir a pasear. Los domingos es el típico paseo de las familias, niños y niñas corriendo con sus volantines, comiendo algodón de azúcar o achilatas, jugando y siendo felices. 

Con pocas horas de diferencia, el paisaje cambia. Lo que para una parte para la sociedad representa acceso al deporte, al ocio o a la educación, para otra, significa clandestinidad, exclusión y peligro.

Aquella noche hacía frío, Ayelen bajó del auto de un cliente a la medianoche, de acuerdo a las personas que prestaron testimonio. Vestía unas calzas negras, zapatillas con cordones flúor, una remerita y una campera de jean. Después la vieron con “Bandera”, cerca de las tribunas del Club Lawn Tenis, donde encontrarían el cuerpo de Ayelén a la mañana siguiente.

Hay testimoniales que ubican al imputado en la escena del crimen aquella noche. Una cámara de seguridad que apunta a esa zona registró a una persona que entra y que sale. Dos testigos lo reconocieron por sus movimientos, por su forma de caminar y por la vestimenta. Además, dijeron que días antes, ambos habían discutido.

Según la autopsia, Ayelén muere por asfixia por sofocación, y se encuentra tierra hasta en su esófago. Fue arrastrada por el piso y su cuerpo presenta moretones. Sin dudas, fue una muerte violenta y con ensañamiento. Su cuerpo apareció desnudo, con su ropa desparramada alrededor. Esto en el expediente pasa desapercibido. 

La investigación se realizó como si se tratase de cualquier homicidio, sin perspectiva de género. Se siguió solo una vía de investigación y las pruebas de compatibilidad genética se demoraron más de cuatro años. A tres semanas del inicio del juicio, la fiscalía no había realizado el ADN para determinar la afinidad genética entre la persona que está imputada y las muestras recolectadas en la escena del crimen, por lo que se tuvo que posponer. Los resultados no fueron concluyentes, hubo material que no se pudo analizar y se detectaron dos ADN desconocidos. 

 

#Escuchá La 97.1 todo el día, hacé clickacá📻

#Descarga la App de #RTuc haciendo clickacá📲​


.

COMPARTIR:

Comentarios