Miércoles 18 de Mayo de 2022

TUCUMÁN

2 de mayo de 2022

De Tucumán a la Expo Dubai: la startup CIRCCLO quiere terminar con los envases de un solo uso

Permitirá al consumidor ahorrar hasta un 40% en el precio final al pagar solamente por el contenido de los productos de consumo diario

Con el objetivo de impulsar el consumo sustentable, un grupo de emprendedores de Tucumán creó CIRCCLO, una empresa enfocada en la reutilización de envases de uso diario. La propuesta le permite al consumidor ahorrar hasta un 40% en el precio final al pagar solamente por el contenido del producto y evitar de esta manera abonar el packaging cada vez que compra. Ahora buscan escalar el proyecto con nueva tecnología para expandirse por el país y al exterior.

 

De acuerdo a estimaciones de la Organización de Naciones Unidas, a cada minuto se compran un millón de botellas de plástico y se usan 500.000 millones de bolsas por año. Del total de plástico consumido, ocho millones de toneladas acaban en los océanos cada año poniendo en peligro la vida marina y en consecuencia el ecosistema planetario.

La contaminación por la utilización de plásticos de un solo uso pasó de 2 millones de toneladas en 1950 a 348 millones en 2017. En ese mismo período, la población mundial pasó de 2.500 millones a 7.700 millones. Dicho de otra manera: mientras la cantidad de individuos se triplicó, la contaminación plástica se multiplicó al menos 170 veces.

 

En 2019, más de 200 países suscribieron a una declaración en la cual se comprometieron a reducir la utilización de plásticos de aquí a 2030. Desde el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) aseguran que la reducción debería ser implementada de forma drástica para evitar una crisis global de contaminación.

 

Según un informe publicado en 2018 por la ONU, la economía circular debería ocupar un lugar central en esa tarea, para poder enfrentar los problemas que la industrialización genera al ecosistema. En ese sentido, señalan puntualmente que podría reducir entre 80 y 99% los desechos industriales en algunos sectores y entre un 79 y un 99% de sus emisiones.

 

Mientras la economía lineal está basada en el esquema extracción- producción- consumo-desperdicio, donde el desecho no se recupera y genera contaminación, la economía circular opera en un ciclo de producción y consumo basado en la recuperación, reparación y reutilización de los materiales. La premisa es imitar a la naturaleza, donde todo se reconvierte.

 

 

La historia de CIRCCLO

Siguiendo esa base, tres emprendedores de Tucumán tomaron nota y decidieron actuar. “La idea arrancó allá por 2019 en casa de uno de mis socios, hablando sobre la cantidad de plásticos que se generaban por productos de uso diario. Decidimos juntarnos para hacer cosas que realmente muevan la aguja”, cuenta a Ámbito Bautista Garzón, cofundador de CIRCCLO.

Fue en ese entonces que decidieron armar un primer bosquejo del emprendimiento e ir a la Universidad Nacional del Litoral a un programa llamado Jornada Internacional de Jóvenes Emprendedores. “Queríamos ofrecer una solución a un problema real y global”, confesó.

 

El proyecto presentado proponía crear un mecanismo para reutilizar los envases plásticos que acompañan a productos como jabones para la ropa y detergentes, por ejemplo. La idea era ofrecer a los clientes la posibilidad de recargar el contenido de los mismos, sin tener que pagar una y otra vez por el packaging.

 

El emprendimiento obtuvo el primer premio del programa. Este espaldarazo los motivó a avanzar con el desarrollo de la idea. A partir de allí, se pusieron en contacto con Facundo Garreton, exdiputado nacional y reconocido emprendedor argentino, quien desde entonces los acompaña y los asiste.

 

Con la llegada de la pandemia, Garzón junto a sus socios Santiago Casanova y Francisco Palou decidieron poner manos a la obra y aprovechar el encierro para diseñar el producto y el servicio. “En 2020 era el momento para juntarse, pero era complejo para lanzarse por el confinamiento. Éramos cuatro socios y al día de hoy quedamos tres. En ese momento, tuvimos la etapa de diseño de un MVP (Producto Mínimo Viable) y en 2021 decidimos lanzarnos al mercado”, agrega Garzón.

 

Aquel primer diseño lo denominaron CIRCCLO 1.0. “Se trata de un envase reutilizable, con ciertas características ergonómicas que permiten la reutilización del recurso y que tiene integrada tecnología para la trazabilidad del producto. Es una tecnología RFID”, un sistema de radiofrecuencia que permite rastrear la ubicación del envase. “El software y la plataforma lo desarrollamos nosotros”, añadió el licenciado en Administración de Empresas.

 

Con ese modelo actualmente dan servicio a más de 700 hogares. “Trabajamos con cinco productores locales y con 50 empresas bajo un modelo B2B que básicamente lo que hace es permitir a los clientes comprar productos básicos ofrecidos por estas empresas, como ser detergentes, jabón para la ropa, a un precio justo, y eliminar la necesidad del envase de un solo uso, reemplazándolos con envases retornables”, profundizó el emprendedor.

 

 

¿Cómo funciona? Así lo explica Garzon: “Básicamente nos llamas y pedis el producto. Ahí pagas el envase por única vez, lo terminas de consumir, nos volvés a llamar y te hacemos la retornabilidad puerta a puerta”, pudiendo recargar el producto sin pagar otra vez el packaging, explica y agrega: “La tasa de reutilización es uno de los indicadores más importantes de nuestro negocio y hoy está en más del 80%”. Además, incrementaron por 10 la cantidad de clientes al pasar de 40 a 450 en un año.

 

Además de traer un beneficio para el medioambiente, también permite reducir el costo para los productores y el precio para los clientes. “El modelo de consumo lineal genera un 40% extra en el precio final a causa del packaging descartable que lo paga el usuario y que luego se descarta. Esto genera millones de toneladas plásticas anualmente por el consumo de productos de consumo diario, de las cuales solamente el 2% se recicla efectivamente”, detalla.

 

Con el servicio que ofrecen, apuntan a atacar al consumo lineal para romper con el mercado de los plásticos desechables. “Haciendo esto estamos cambiando los hábitos de consumo para brindar acceso a productos de consumo masivo a los costos más bajos posibles y con la máxima comodidad”, señala.

 

Actualmente, el equipo de la empresa está conformado por 12 personas, todas ellas comprometidas con la propuesta de generar un cambio de conciencia en la sociedad que permita avanzar hacia una comunidad donde lo sustentable sea la regla, lo normal. Hasta la fecha, han logrado evitar que más de 20.000 envases sean descartados. Sin embargo, la tarea aún recién empieza.

 

Según confió Garzón a este medio, el objetivo próximo es crear CIRCCLO 2.0, un modelo a mayor escala, con nueva tecnología y mayor llegada en la sociedad. “Es un pivot en el cual buscamos integrar nuestra tecnología de reutilización en las cadenas de suministro de marcas globales, para escalar nuestra propuesta de valor y el impacto ambiental. Nuestro objetivo es pasar de cientos de miles a decenas de millones de usuarios”, afirma el emprendedor.

 

El futuro modelo implicará el desarrollo de nuevo software y hardware con censores para obtener mayor volumen de datos, los cuales serán medidos a través de una plataforma renovada. Con ello apuntan a conquistar las marcas de Fast-moving Consumer Goods (FMCG), un sector compuesto por las grandes multinacionales alimenticias y de productos de necesidad básica.

 

“Estamos en conversaciones con marcas para co-crear esta solución y planeamos hacer una prueba piloto en Buenos Aires para el cuarto trimestre”, confirmó Garzón y señaló que el objetivo “es que las marcas grandes se vayan subiendo al tren de la reutilización para adaptarse a las tendencias de consumo de acá a los próximos 10 años”.

 

Además, adelantó que buscan obtener financiamiento de capital para la segunda parte del año. “Estamos armando una ronda de inversión. Buscamos cerrarla para el tercer trimestre”, dijo, con la que apuntarán a ampliar el equipo de trabajo, desarrollar el MVP tecnológico y sostener la operatividad de la compañía.

 

Al hablar de las inversiones y futuros desarrollos, Garzón recordó que los inicios del emprendimiento no fueron fáciles, ya que debieron hacerlo “a pulmón”, como se suele decir. “Arrancamos con nuestros ahorros y un proceso de bootstrapping hasta llegar a un punto de equilibrio financiero que se podía reinvertir”, dijo y no dudó en señalar que el camino “fue un gran aprendizaje porque para empezar una startup se necesita plata. Y sobre todo para tener respaldo. Hemos tenido que dar batallas por no tener esa espalda”.

 

Garzón sabe que para lo que viene deberán terminar de diseñar el nuevo modelo y para ello la inversión será clave. Sin embargo, mientras tanto podrían continuar con el esquema actual: “Hasta 2021 llegamos con el modelo 1.0, con el que podemos seguir traccionando y lo vamos a seguir haciendo, pero entendimos que el desafío próximo es ser un jugador relevante y para eso necesitamos integrar nueva tecnología”.

 

De Tucumán al mundo

Para lograr la expansión, además de la ronda de inversión prevista también se encuentran trabajando con el programa Hit de Endeavor, con el cual reciben apoyo de expertos y mentores para dar el salto al siguiente nivel. A partir de dicho programa es que fueron seleccionados para participar de la Expo Dubai junto a otras 50 startups en representación de la Argentina.

 

“Aplicamos como cualquier concurso emprendedor y quedamos seleccionados para participar en modalidad virtual. Lo que te brinda la Expo Dubai es la posibilidad de presentar nuestra solución a una escala global accediendo a fondos de inversión a través de una plataforma virtual de matchmaking”, explica el cofundador.

 

Luego de ser elegidos, Garzón y sus socios realizaron un video en el que contaron detalles del emprendimiento. Este se subió a una plataforma del evento que debía ponerse en marcha a mediados de abril pero que hasta el momento no fue habilitada. “Estamos en conversaciones con Cancillería que es el nexo con la Expo”, señaló y adelantó que esperan novedades en los próximos días.

 

Para cerrar, el emprendedor dejó en claro que el sentido de CIRCCLO es innovar para cambiar las prácticas de producción y de consumo. La sustentabilidad – señaló – se basa en tratar la raíz de un problema en lugar de los síntomas. Hoy consultoras de EEUU como A.T. Kearney reportan que más del 65% de los consumidores eligen ofertas sustentables por encima de una propuesta convencional.

 

“Hay que innovar en origen. Significa que en vez de pensar cómo lidiar con un montón de residuos, debemos pensar cómo evitar crearlos y resaltar los impactos de la economía lineal de comprar, usar, descartar. El efecto medioambiental y del 40% extra en los costos. Cuando se logre hacer de la sustentabilidad algo accesible y conveniente para el usuario, y logremos superar la experiencia del consumo descartable, más rápido vamos a lograr el cambio para solucionar el problema de los plásticos a tiempo”, concluyó.

 

COMPARTIR:

Comentarios