Lunes 27 de Junio de 2022

  • 8.5º

MUNDO

14 de junio de 2022

En una novatada un estudiante quedó ciego, mudo y paralítico

Sus compañeros de la universidad le metieron un tubo en la boca y lo obligaron a beber vodka y cerveza. El joven sufrió un paro por lo que fue llevado y abandonado en la puerta del hospital. Sufrió un daño cerebral masivo

En octubre del año pasado, un estudiante de 19 años fue víctima de lo que se considera “la peor novatada de la historia”. En una fiesta de la hermandad Phi Gamma Delta el joven debía “presentar lealtad a sus hermanos” y fue obligado a consumir alcohol por un tubo. Sufrió un paro cardíaco y fue abandonado por sus propios compañeros en la puerta del hospital. Debido al daño, el joven perdió la vista, el habla y la movilidad. Ahora, dos nuevos acusados fueron identificados y se encuentran muy comprometidos.

Daniel Santulli retornó a su hogar luego de haber permanecido durante meses internado por lo que ellos llamaron una “broma pesada” que cambió su vida.

El joven estudiante de la Universidad de Missouri, Columbia, acudió a una conocida y cuestionada “fiesta de hermandad”. En medio de la noche, sus compañeros le colocaron un tubo en la boca y lo obligaron a beber una botella entera de vodka y cerveza.

La gran ingesta de alcohol hizo que en mitad de la noche Santulli se desplomara. Ante esta situación, sus compañeros lo trasladaron a otra habitación y lo dejaron sobre un sillón del que, por su estado de inconsciencia, cae.

En esa posición permaneció tendido durante 15 minutos, cuando un integrante de la hermandad llega e intenta acomodarlo. Momentos después, otros jóvenes ingresan a la habitación y lo cargan a un vehículo.

Santulli sufrió un paro y fue llevado por sus compañeros hasta la puerta del Hospital Universitario y dejado inconsciente dentro de un auto. Aunque los médicos pudieron reanimarlo, las consecuencias fueron terribles: quedó ciego, mudo e incapaz de moverse.

En los primeros días, el joven estuvo en la UCI, conectado a un respirador artificial. Además, detectaron que tenía 0.468% de alcohol en sangre, cinco veces más del límite legal en Estados Unidos.

En el centro médico le diagnosticaron un “daño cerebral masivo”, condición que hoy lo mantiene completamente dependiente de otros.

Los familiares de Daniel demandaron a la fraternidad y a 22 personas por el incidente. Por el momento nadie se hizo responsable del acto. La Universidad de Missouri les prohibió a los implicados la entrada al campus por las graves faltas cometidas contra el alumno.

 

 

 

 

Fuente:misionesonline

-

#Escuchá La 97.1 todo el día, hacé clickacá📻

#Descarga la App de #RTuc haciendo clickacá📲​

-

 

 

COMPARTIR:

Comentarios