Jueves 18 de Agosto de 2022

  • 15.7º

ARGENTINA

23 de julio de 2022

Después de 20 años denunciaron haber sido abusados sexualmente en el colegio

Pablo Vio y Gonzalo Elizondo de 31 años, realizaron un reclamo administrativo al Colegio El Salvador, por abusos sexuales cometidos contra ellos por el cura César Fretes, cuando tenían 10 años y eran alumnos de esa institución. Desde la presentación del reclamo, muchos ex compañeros les mandaron mensajes de apoyo y contándoles que habían atravesado situaciones similares. Francisco Segovia (32) también rompió el silencio tras 20 años de los hechos

El Salvador, colegio porteño de varones de la congregación jesuita, institución tradicional de más de 150 años en Avenida Callao 542. En 2003 el hermano jesuita César Fretes, tutor de la escuela, fue trasladado de forma repentina a Mendoza. En 2007 fue expulsado de la comunidad y en 2015, a los 45 años, murió de cáncer.

Los ex alumnos, Pablo Vio y Gonzalo Elizondo- hoy de 31 años-, presentaron un reclamo administrativo al colegio por los abusos sexuales que Fretes cometió contra ellos en 2002, cuando cursaban sexto grado de la primaria, a sus 10-11 años. Este reclamo tiene como objetivo recibir una reparación integral por los daños causados, tanto psicológicos, morales como patrimoniales, según el documento presentado. Aseguran que hay al menos 30 víctimas más que fueron abusadas por el cura en cuestión a partir de los mensajes de apoyo que recibieron tras hacer pública su historia. 

A partir del reclamo, el también ex alumno Francisco Segovia (32) se contactó con Pablo y Gonzalo para poder hacer pública una experiencia similar a la de sus ex compañeros que le tocó sufrir en 2001 -un año antes que ellos-. Recién en 2019 pudo verbalizarlo por primera vez, después de ver una serie televisiva de abusos en una escuela católica de España.

Pablo y Gonzalo consideraron que el movimiento de las mujeres y del feminismo fueron grandes motores para que ellos pudieran comenzar a hablar del abuso que habían vivido y hacer algo al respecto.

“El caso de Thelma Fardin me impactó mucho, lo que contó y generó. Muchos empezaron a hablar y reflexionar sobre la importancia de dejar de callarse y me di cuenta que yo no se lo había contado a nadie. Entonces empecé un largo proceso de animarme a contarlo. Y me empezaron a surgir preguntas y la primera vez que me acerqué al colegio fue en plan para contar lo que me había pasado y que habían hecho a partir de las denuncias de Fretes y ahí me cayó la ficha de que no fueron sólo los abusos sino un encubrimiento y personas con responsabilidades que no cumplieron”, explicó Gonzalo en diálogo con Télam.

Tras enterarse de la historia de los ex alumnos de El Salvador, Thelma les envió un mensaje: "Viva el coraje, la palabra y la construcción colectiva. NOS TENEMOS. Mi abrazo, siempre. Por historias como esta, de resilencia y sanación, es que todo valió y vale la pena. ¡Unas ganas de abrazarlos! Bravo por ese coraje".  

“Mucho de la lucha de las mujeres, el 8M, los testimonios de víctimas de violencia de género hizo que cambiara mucho nuestra forma de pensar y poder entender que contarlo no está mal. Toda la ola de feminismos logró poner la vergüenza del otro lado, del lado que tiene que estar, en el agresor, de quien ejerce la violencia y no del lado de la víctima”, reflexionó Pablo, en trevistado por esta agencia.

Pablo y Gonzalo eran compañeros de clase y hoy, amigos de toda la vida. Francisco iba una camada más arriba que ellos. Los tres transcurrieron casi toda la primaria y secundaria en El Salvador, razón por la cual, al ser un colegio de doble escolaridad, pasaban más horas ahí que en sus casas. Hoy en día, Pablo es comunicador y publicista, Gonzalo es sociólogo y docente y Francisco es comunicador.

"Fretes era nuestro tutor en sexto grado -2002, el hermano jesuita tenía 32 años-. Cualquier problema que tuvieras es con la persona que hablabas, la persona de confianza. Había momentos de tutoría que consistían en que él entraba a la clase y decía ‘Gonzalo vení’ e íbamos a hablar en su despacho, una oficina que no se podía ver ni de adentro hacia afuera ni de afuera hacia adentro porque los vidrios estaban pintados de blanco. Una locura... Ahí el tipo hacía lo que quería... La sensación de estar adentro de ese despacho siempre me era incómoda, recuerdo momentos que eran incómodos. En esas conversaciones nos hacía preguntas personales, para ganarse la confianza. Iba a los campamentos, a los ‘encuentros con Cristo’ -como le llaman a los retiros espirituales-, era una figura que estaba siempre ahí", narró Gonzalo.

Llevaba las conversaciones hacia temas sexuales, sobre masturbación, erecciones, llegó a pedirle a alumnos que se bajaran los pantalones en su despacho e incluso tocó los genitales de uno de ellos mientras dormía en uno de los retiros espirituales.

En 2020, Pablo y Gonzalo decidieron reunirse con Rafael Velasco, Provincial de los Jesuitas -rector al momento de los abusos- y con Andrés Aguerre, rector actual, para contarles su historia. Según explicaron a Télam, la respuesta que recibieron fue que el protocolo de hoy en día es diferente al de ese momento y los persuadieron para que no hicieran mucho ruido para no perjudicar a la institución. Sin embargo, esto no fue un obstáculo para ellos, porque sabían que ya no había vuelta atrás y que callarse no era una opción, a pesar de que el cura está muerto y el delito está prescripto.

Resulta muy difícil comprender a los 10 años que se es una víctima de abuso sexual. Es complejo identificar un abuso en cualquier etapa de la vida, pero más aún en la niñez que uno se encuentra en momentos de aprendizaje y descubrimiento. Gonzalo explicó que "de alguna manera nos trataba de convencer que se trataban de charlas que teníamos que tener, aprovechándose que estábamos en una etapa de transición, de crecimiento". Las infancias suelen confiar en las autoridades de la propia escuela, espacio que se transforma de alguna manera, en el ‘segundo hogar’. El olvido, el bloqueo, la represión de un recuerdo o el silencio, son mecanismos de defensa, de protección o incluso, un instinto de supervivencia por lo que significa aceptar y reconocer lo que uno vivió.

Gonzalo, Pablo y Francisco no olvidaron lo que les pasó pero sí mantuvieron esos recuerdos consigo mismos, en silencio, creyendo que el llevar una vida "normal", y al ser felices en el día a día, los abusos no los habían afectado y que no eran un problema en su vida, hasta que se dieron cuenta que no podían callarse más. 

Las violencias de las que fueron víctimas los tres -niños, en aquel momento-, junto con las de otros compañeros que sufrieron lo mismo, son ejemplos de una problemática mayor, que no solo sucedió solo en este colegio sino en otros del país, de la región y del mundo. Los tres recibieron mensajes de apoyo y de empatía, incluso de muchos excompañeros y de personas que sufrieron situaciones similares tanto el ámbito educativo como el familiar.

Gonzalo Despues de hacer el reclamo y el caso público me genero mucho alivio y tranquilidad .

"El foco de todo esto tiene que estar en los responsables, no solo del agresor, en este caso Fretes, sino de los encubridores como Rafael Velasco y Andrés Aguerre", afirmó Francisco.

Gonzalo, recordó a esta agencia, habló en reiteradas oportunidades con Aguerre, quien "reconoció que siendo rector fueron varios alumnos a contarle que habían sido abusados por este tipo -Fretes- y no hizo nada al respecto. Es muy loco el nivel de hipocresía, en un colegio en donde han hecho énfasis en los valores, en cuidar al prójimo, no se destacaba por lo académico sino por su formación humanística, y que las máximas autoridades cuando pasa algo así que hagan lo contrario y nos dejen abandonados a los alumnos porque nadie nos vino a preguntar nada en su momento". 

Rafael Velasco rector del colegio al momento de los abusos actual Provincial de los Jesuitas 

Al hacerse públicos los abusos y el reclamo administrativo de las víctimas, la institución emitió un comunicado escueto que lamenta lo ocurrido recién en el tercer párrafo. "El comunicado es un papelón", opinió Francisco, por la forma en que se disculparon tras haber tenido oportunidades anteriores de hacerlo.

También relatan que en 2003 "se recibió la primera denuncia de abuso de menores contra el entonces Hermano jesuita César Fretes. Las autoridades de la Compañía decidieron sacarlo inmediatamente del Colegio para evitar que hiciera más daño, fue apartado de todo trato con menores y, luego de un proceso interno, fue dimitido de la Compañía de Jesús. Las familias en ese momento no estimaron oportuno hacer una denuncia en el ámbito civil, algo que sólo ellas podían hacer, de acuerdo con la legislación de esa época".

Andres Aguerre rector actual del colegio que asumio en el cargo tras la salida de Velasco Captura de video

En el comunicado no se menciona la razón de la demora de cuatro años para que Fretes fuera expulsado por juicio canónico de la congregación ni tampoco el porqué no fue denunciado ni condenado por la justicia.

En charla con Télam, Álvaro Pacheco, quien vive en Uruguay y es Delegado para la prevención de abusos de los jesuitas expresó que "cuando se recibió la denuncia, el rector del colegio -Rafael Velasco- pidió al provincial (superior de los jesuitas) que lo sacara, y se lo envió a Mendoza. Lo importante es que su destino fue a la comunidad, a hacer tareas internas en la casa y en el templo, junto a los demás sacerdotes y hermanos y con restricción de apostolado con menores. El colegio -San Luis Gonzaga- queda sí en la misma manzana, pero no tenía ningún rol allí. Tener un rol es lo que facilita el abuso, por la asimetría que se da. De hecho puede pensarse que las restricciones funcionaron porque no hubo ninguna denuncia en Mendoza contra él, tampoco en los últimos días". Pacheco es junto con el rector actual del colegio, Jorge Black, quienes firman el comunicado.

Sabiendo que los tiempos de las víctimas son personales y diferentes a la hora de poder reconocer y contar los abusos sufridos, es complejo saber cuántos son los menores que fueron víctimas de figuras eclesiásticas, no solo de Fretes sino en general. 

Pablo Nosotros somos ejemplo de que seguimos con nuestras vidas nos va super bien. Que hayamos sufrido algo doloroso no significa que nos determine la vida sigue 


Derechos de los niños y niñas

“No hay mucha información sobre abusos a menores, nos costó conseguirla, nos costó encontrar un abogado que quisiera defendernos, nos costó encontrar qué leyes deberían habernos protegido en ese momento y porque estuvo tan mal todo esto. A veces se tapa el verdadero acto de encubrimiento en clave de 'pasaron veinte años ya está'", reflexionó Pablo.

"En el comunicado del colegio dicen que las autoridades en 2003 no podían denunciar a Fretes, sino que esa denuncia la debería hacer la familia de quienes fueron abusados porque piensan que son delitos de acción privada, pero si están involucrados niños/as ese principio se rompe, porque se supera con la Convención de los Derechos del Niño", explicó Carlos Lombardi, el abogado de Pablo y Gonzalo.

CONVENCIÓN SOBRE LOS DERECHOS DEL NIÑO

El artículo 3 de la Convención sobre los Derechos del Niño -aprobada como tratado internacional de derechos humanos en 1989- establece que “las instituciones, servicios y establecimientos encargados del cuidado o la protección de los niños cumplan las normas establecidas por las autoridades competentes, especialmente en materia de seguridad, sanidad número y competencia de su personal, así como en relación con la existencia de una supervisión adecuada”. 

El artículo 19 manifiesta que “los Estados Partes adoptarán todas las medidas legislativas, administrativas, sociales y educativas apropiadas para proteger al niño contra toda forma de perjuicio o abuso físico o mental, descuido o trato negligente, malos tratos o explotación, incluido el abuso sexual (...) Esas medidas de protección deberían comprender procedimientos eficaces para el establecimiento de programas sociales con objeto de proporcionar la asistencia necesaria al niño y a quienes cuidan de él, así como para otras formas de prevención y para la identificación, notificación, remisión a una institución, investigación, tratamiento y observación ulterior de los casos antes descritos de malos tratos al niño y, según corresponda, la intervención judicial”.

Asimismo, en la Ley argentina N° 26061 (2005) se obliga a docentes a proteger y garantizar los Derechos de los niños y adolescentes que se encuentran bajo su responsabilidad, además de establecer la inhabilitación para el ejercicio de la docencia a quien haya sido condenado por delitos contra la integridad sexual.

"Hay muchas leyes que defienden a los niños y quienes son responsables deberían estar al tanto de las mismas y cumplirlas. El objetivo de nuestro reclamo es que todos deberían tener esa información y contar con diferentes herramientas para que no pasen más estos delitos y que los abusadores y encubridores tengan sus condenas correspondientes", manifestó Pablo.

Antecedentes de casos similares

"En primera plana" (Spotlight”), película de 2016 ganadora del Oscar, narra la investigación real que hicieron trabajadores de prensa de The Boston Globe sobre casos de curas abusadores en Estados Unidos. Hacia el final de la película aparece un extenso listado de causas internacionales similares a las de ese país, entre las que aparecen siete abusadores de Argentina: Julio César Grassi, Justo José Ilarraz, Rubén Pardo, Mario Napoleón Sasso, Héctor Pared, Alessandro De Rossi y Fernando Enrique Picciochi.

Hay muchos más contenidos audiovisuales sobre casos de abusos ejercidos por sacerdotes -basados en hechos reales o al menos en una realidad-, por ejemplo la película chilena “El Club” (2015), las alemanas “Por la gracia de Dios” (2019) y “Pecado” (2015), la británica “Philomena” (2013) o la norteamericana “La raíz del miedo” (1996), entre tantas otras.

Sin embargo, hay que comprender que en la vida real los casos de abuso sexual contra niños, niñas y adolescentes no tienen tintes hollywoodenses, no es ficción, no son actores ni actrices. Las víctimas pueden ser tus amigos, tus hermanos o vos mismo. Nadie está exento de ser abusado por alguien que tiene más poder que uno. Tras sufrir tales violencias en la infancia, el proceso de aceptación y sanación de viejas heridas, resulta doloroso. Las víctimas de abuso suelen sentir vergüenza e incluso pueden dudar de sus propios recuerdos, como manifestaron algunas personas en mensajes que los tres recibieron en los últimos días. Y en parte, esto es lo que Pablo, Gonzalo y Francisco quieren lograr, poder reconstruir el pasado para exponer a quienes realmente tienen que sentir vergüenza, que son los abusadores y compartir sus vivencias para que aquellos que atravesaron lo mismo que ellos puedan hablar.

 

 

 

 

 

 

 

Fuente:telám

 

 

 

-

#Escuchá La 97.1 todo el día, hacé click acá📻

#Descarga la App de #RTuc haciendo click acá📲​

-

COMPARTIR:

Comentarios