Miércoles 21 de Abril de 2021

HISTORIA

1 de marzo de 2019

El último amor del General y su hija tucumana

Julio Argentino Roca, por el historiador Javier Gadea

Uno de los personajes más controvertidos de nuestra historia  es Julio Argentino Roca. Roca tuvo una vida muy activa, participo de las batallas más importantes de nuestra historia como la de Cepeda y Pavón. Participo de  la Guerra contra el Paraguay, allí va a morir su padre y un hermano. Va a realizar la Campaña al Desierto, será presidente en 1880 hasta 1886 y entre 1898 y 1904. 

Es el presidente que más años gobernó el país, 12 años. Roca es uno de los constructores de la Argentina moderna.
A fines de la década de 1860 Roca  volvió a su tierra natal, Tucumán y tuvo un arrebatado romance con Ignacia Robles, a la que dejó sin saber que estaba embarazada. 

Mucho tiempo después su hija lo buscaría y lo encontraría en su casa. El mayordomo la atendió, y cuando Roca le pregunto su parecer, Gumersindo le dijo: “Esta mujer dice que es su hija, y la verdad, es igual a usted”. Roca y su hija Carmen mantuvieron una relación bastante cordial hasta su muerte.   

Su esposa Clara Funes murió en 1890 pasado unos años el general tuvo una activa vida amorosa. Durante una temporada de descanso en Niza, Roca observó que una  joven y bella dama lo miraba como huyendo, en el vestíbulo del hotel. Galante, le envió un ramo de flores, que fue aceptado, y así nació su relación con Elena, una rumana que se convirtió en el amor otoñal del viejo general. Viajaron juntos por Europa, y finalmente llegaron a Buenos Aires, donde se instalaron en  “La Larga”, la estancia que la provincia de Buenos Aires le entregó como forma de pago por sus servicios.

Roca ordenó construir una casa, a mil metros del casco familiar, para su amada. Aún hoy se la conoce como la “casa de la madama”. 

Él la visitaba discretamente, pero el romance trascendió y sus hijas tomaron cartas en el asunto. Le pidieron una reunión al padre y le requirieron acabar con la relación ya que era un escándalo, tratándose de una figura pública.

El, “Zorro”, las miró con cariño, y solucionó el tema con facilidad: “Tienen razón, voy a casarme con esa señora”. Las hijas, perplejas, se retiraron y no volvieron a tratar el asunto, Roca aumentó su discreción. El 19 de octubre de 1914 murió Julio Argentino Roca en su casa de Buenos Aires.

Quedaron pendientes dos asuntos: el reconocimiento legal de su hija Carmen y la situación de su amada Elena. Los hijos fueron implacables: a Carmen la excluyeron de la herencia luego de un largo juicio sucesorio; y a Elena la desalojaron de la casa que el viejo general le había regalado.

Quizá el incendio del casco de la estancia “La Larga” haya sido una venganza deseada por la amante del general. La casa de la madama aún sigue en pie.

 

 

COMPARTIR:

Comentarios