Viernes 27 de Noviembre de 2020

  • 25º
  • Nublado

DEPORTES

7 de abril de 2019

Final del juego para los tucumanos

Atlético vs San Martín

Con realidades diametralmente opuestas, se ha terminado para Atlético y San Martín el año que los tuvo a ambos al mismo tiempo por primera vez en la historia en primera división con las plazas ganadas para tal fin.

Atlético logró consolidar todo aquello que mostró en los últimos 10 años con otra campaña histórica y récord, habiendo comenzado a sólo 3 puntos de la zona de descenso y con el desgaste mental y físico que significó llegar hasta cuartos de final de la anterior edición de la Copa Libertadores. No sólo no sufrió nunca la cercanía estadística en la lucha por la permanencia sino que pudo clasificar nuevamente a otra competencia internacional como la Copa Sudamericana. Ése quinto puesto que hoy ostenta puede inclusive meterlo en el máximo torneo continental si alguna variable ajena le da una mano. Hoy sus únicas incógnitas surgen de las continuidades o no de algunos referentes del plantel y el propio técnico. En el medio también su circunstancia política se decidirá de acuerdo al arbitrio electoral de su dirigencia, con su presidente histórico en uso de licencia por la candidatura política a la intendencia de San Miguel de Tucumán, tiene por delante la imprevisión de quiénes serán las nuevas autoridades del club para establecer una continuidad de proyectos o alterar lo logrado con otra comisión directiva. También se suma otra duda no menor, será Zielinski el capitán del barco decano que busque más hitos en la próxima temporada o se cerrará en ésta un proceso increíble que depositará toda la preparación de inferiores e infantiles de Atlético en los últimos años? Leído desde afuera y sin contextualizar podría presumirse que todo tambalea, pero no. Hay mucha tranquilidad en 25 de mayo y Chile, se ganaron esa calma de poder decidir cada paso y qué batalla pelear. Si bien la autoridad con la que el Deca se para en los partidos hace creer que siempre es candidato a ganar o que es un obstáculo muy complicado para cualquier rival, en esta Copa de la Superliga improvisada y un tanto absurda, lo tendrá como candidato a quedarse con el título. La frutilla del postre en el imaginario popular. Cualquier equipo que venga a Tucumán viene de punto y con la obligación de respetar a Atlético, sino el resultado le será desfavorable sea quién sea. A pocos kilómetros en la misma ciudad el presente es completamente distinto. El viernes por la noche se cerró otra participación del Santo en primera con más penas que glorias. No tuvo en ningún momento la posibilidad de al menos, retirarse con un triunfo, circunstancia que al hincha le hubiera significado un mimo al alma. Se va otro año en la máxima categoría sin haber aprovechado el momento histórico del fútbol tucumano y con poco valor sobre ese logro que tantos años le costó conseguir. Habrá una certera y bienvenida limpieza en este plantel para afrontar la próxima temporada que lamentablemente también sacará los nombres y hombres que mejor se desempeñaron y más a la altura de las necesidades estuvieron. San Martín necesitará un replanteo absoluto de sus objetivos y los medios para lograrlos. Identificar en todo este entuerto a los nombres que conformen al nuevo equipo, qué o quiénes de los que están en las divisiones formativas o la Liga pueden aspirar a ser parte. Qué técnico se hará cargo de su transformación y cuál será la respuesta a un hincha dolido y cansado de que no se hayan aprovechado las dos últimas campañas en primera para consolidar una idea y un estirpe que la historia y popularidad del Santo demandan. Tendrá por delante este complemento calendario que es la Copa de la Superliga para recaudar y mechar a varios pibes, de paso darles una despedida a la altura que merecen tipos como Acevedo y el Caco. El fútbol tucumano sigue viviendo un momento histórico, sigue en línea con procesos de transformación y evolución que ilusionan. La provincia sigue mostrando ser una de las plazas más pasionales del país, no en vano empiezan a borrarse de los más chicos las respuestas porteñocentristas "¿Sos del Deca o del Santo? Y de Buenos Aires, sos de River o Boca", "yo soy del Deca" "yo soy del Santo". Este tatuaje regional idiosincrático que es el fútbol está marcando a fuego a los hinchas. De a poco la discusión se hace un poco rosarina, o sos canalla o sos leproso, no hay espacio para los nacidos ahí de meter a equipos del puerto y formar identidad siempre es la tarea.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios