Lunes 14 de Junio de 2021

4 de septiembre de 2019

Viudas Negras: Tienen 16 años, robaron 40 mil pesos, auto y relojes

Las dos viudas negras que sedujeron, drogaron y luego robaron a un joven en Villa Martelli la semana pasada son menores de edad. Tras varios días de investigación, la Justicia logró comprobar la identidad de las mismas

Ambas chicas están identificadas y tienen 16 años, además, asisten a un colegio de la zona de Florida Oeste, en el partido de Vicente López. Según pudo averiguar Infobae, no habrían actuado solas: se investiga la participación de dos hombres mayores que serían cómplices.

Por redes sociales, todo comenzó el sábado 17 de agosto. Fernando P., de 20 años, vive desde hace algunos meses en un PH de la zona junto a su amigo Sebastián. Aquella noche decidieron ir a una fiesta en la casa de un conocido. En ese lugar, Fernando conoció a una joven rubia y atractiva con la que apenas cruzó unas palabras pero que alcanzó para que intercambiaran sus perfiles de Instagram. A las pocas horas ya estaba chateando; la química parecía fluir.

Siempre virtual, el contacto duró casi dos semanas. En esos días la mujer aprovechó la "buena onda" que había para presentarle al joven a una amiga. Comenzaron a chatear entre los tres hasta que las dos mujeres propusieron un encuentro en persona. Fernando ofreció su casa para invitarlas a cenar y tomar algo. Las mujeres aceptaron. Sebastián también estaba invitado, pero no asistió. Fernando P. se quedó solo en la casa.

El joven pasó a buscar las chicas por Laprida y avenida Maipú, una de las esquinas más concurrida de esa zona. Fueron directamente para la casa de Fernando ubicada en la calle French, donde el anfitrión había comprado algunas bebidas para compartir y hasta había dejado algunos ingredientes preparados para cocinar la cena para los tres.

Ya en la casa, estuvieron aproximadamente media hora entre tragos y charlas. Todo venía bien para Fernando hasta que de pronto todo se apagó. En pocos segundos perdió el conocimiento y literalmente se desmayó. Recién volvería a recobrar la conciencia dos horas después cuando su amigo Sebastián le gritaba para intentar despertarlo.

Los dos amigos no tardaron mucho tiempo en darse cuenta de que les habían robado casi todos los artículos electrónicos, 13 relojes y cerca de 46 mil pesos. Todavía en shock por la situación decidieron subirse al auto de Fernando para buscar ayuda. Tampoco estaba. Las dos ladrones se habían llevado también el VW New Beetle 2016.

La víctima declaró: "De un momento a otro me morí. No sé qué es lo que me dieron. Está todo en mi casa a disposición para que lo analicen. Recién reaccioné a las dos horas cuando me despertó mi amigo", lo dijo ante el fiscal a cargo de Gastón Larramendi al día siguiente del robo.

El vehículo de la víctima apareció cerca de la Villa La Rana gracias al rastreo satelital. El fiscal Larramendi espera el análisis de las huellas dactilares encontradas en el lugar para poder sumarlo al expediente. Además, en las últimas horas se sumaron nuevas cámaras de seguridad en las que se ve pasar el auto justamente en dirección a ese asentamiento de la zona de San Martín.

Aunque no hay cámaras de seguridad en donde se abandonó el vehículo, se cree que en ese punto las ladronas se encontraron con sus cómplices y se pasaron a otro auto donde escaparon.

Las ladronas no actuaron solas, de acuerdo con las investigaciones, se trataría de una banda de al menos cuatro personas que aplica esta metodología como modus operandi y ya lo habrían hecho en varias oportunidades. Los dos cómplices de las jóvenes serían dos hombres mayores de edad que por el momento no están identificados.

"Aprovecharon un descuido de Fernando para ponerle algo en la bebida y dormirlo. Al principio seguimos una pista que nos llevaba hasta San Martín, más precisamente a la villa La Rana, pero no era correcta. El hecho de que el auto apareciera por ahí nos condujo a eso erróneamente. En las últimas horas pudimos determinar que se trata de dos chicas de la zona de Florida Oeste. Nos llama la atención que hayan actuado en la misma zona donde residirían", indicó a Infobae una fuente cercana al caso.

Las conversaciones  a través de Instagram en donde las mujeres y Fernando pactaban el encuentro, eran la prueba más importante con la que contaba la justicia. Sin embargo esos mensajes desaparecieron. Es que las dos delincuentes tomaron la precaución de bloquear la cuenta de Fernando. Cuando eso sucede automáticamente la conversación se borra y ya no se puede recuperar. También cambiaron sus nombres en esa red social y en otras.

Ante el fiscal Larramendi, Fernando P. aseguró no saber que sus atacantes eran menores cuando las invitó a salir. 

 

 

Fuente:infobae

COMPARTIR:

Comentarios