Miércoles 20 de Octubre de 2021

  • 27.5º

4 de septiembre de 2019

Bioquímicos en alerta: Los laboratorios cierran por la crisis

Dr. Ernesto Cinquegrani, presidente del Colegio de Bioquímicos de Santiago del Estero, habló sobre la dura situación generada para el sector por la devaluación en ciernes, que provocó un alza del 40% en los costos de los reactivos químicos que utilizan en sus prácticas en las últimas semanas, lo cual torna “insostenible el funcionamiento de los laboratorios”

Sobre esta situación Cinquegrani  señaló: “El progresivo aumento de la estructura de costos, y las restricciones que varias prepagas han instrumentado desde el 2018 hasta el presente en la actualización arancelaria (por debajo de los porcentajes autorizados por la Superintendencia de Salud), podrían llevar progresivamente a una situación límite de los laboratorios clínicos del Sistema de Salud, afectando los servicios brindados a los afiliados y poniendo en riesgo fuentes de trabajo”.

El profesional también puntualizó que “aún no han sido atendidos los reclamos de nuestro sector referidos a la insostenible situación de la balanza de pagos, los atrasos arancelarios, y el creciente desfasaje entre costos y los pagos realizados por el sistema financiador de Salud”.

"No es de nuestro interés interrumpir los servicios de laboratorio o trasladar mayores costos, a los beneficiarios. Pero nos vemos en la obligación de denunciar una insostenible situación”, aseguró .

Vale recordar que el laboratorio Craveri no pasa por su mejor momento. Con 133 años en el mercado, supo crecer de 150 a 400 trabajadores entre 2001 y 2012, pero el viernes pasado tuvo que despedir a 47 empleados y le quedaron 322. 

Juan Craveri, tercera generación en la empresa, contó a BAE Negocios: "Desde que empezó este Gobierno nos puso en la mira y nos ha tomado como enemigos. Mario Quintana, ex vicejefe de Gabinete, tiene un encono con la industria porque no pudo expandir a Farmacity".

En el primer trimestre del año pasado, y con una desición desesperada,Craveri vendió su marca insignia Tetralgin al grupo Roemmers, pero no le alcanzó para frenar la crisis y perdió un 9% de su facturación. Ahora puso en venta las instalaciones de una planta que comenzó a fabricar y no pudo terminar.

Si bien ante el pedido de PPC, la Secretaría de Trabajo respondió que no habían llegado a un acuerdo empresa y sindicato, Craveri despidió a 47 trabajadores y les depositó la mitad de la indemnización. 

 

Fuente:elliberal/bae

COMPARTIR:

Comentarios