Sábado 19 de Junio de 2021

20 de septiembre de 2019

¿Quién fue realmente San Francisco Solano?

Les dejó a los tranqueños un manantial cristalino y milagroso. Entrá a la nota y conocé su sorprendente historia

 

Su nombre completo era Francisco Sánchez Solano Jiménez. Nació en Montilla, Córdoba (España), el 10 de marzo de 1549. Es conocido como el Taumaturgo del Nuevo Mundo por su condición de realizar prodigios, milagros que despertaron la admiración de un pueblo que aguardaba la evangelización, tarea ardua realizada con inconmensurables sacrificios.Todavía se recuerda la frase: "Ahí tienen su río hondo", el impresionante milagro de san Francisco Solano.

San Francisco Solano es uno de los santos más venerados de América Latina, y reconocido en el mundo entero por su tarea de evangelización en "el nuevo mundo". Fue conocido por sus prodigios, y además por ser un eximio músico que acercaba a Dios, a través de su talento con el violín.

Durante La Mañana de Rivadavia, charlamos con el Padre Manuel Ruiz, Sacerdote de Trancas, quién nos contó sobre las peregrinaciones al Pozo del Pescado.

El religioso contó como "la voz de los promesantes que vuelven cada año para agradecer por los favores recibidos fueron atrayendo cada vez más fieles. Hace unos años venían 300 devotos acudieron al desolado paraje". Cuenta la historia que fue allí donde San Francisco Solano, el gran evangelizador de América, clavó su bastón e hizo brotar agua para terminar con una larga sequía. El pozo no sólo no se secó a lo largo de 400 años sino que cada vez tiene más agua, fresca y cristalina.

El enorme predio donde cada mes celebran la misa está ubicado a tres kilómetros de la Villa Vieja de Trancas, por la ex ruta 9. La procesión llega hasta la gruta del santo, pequeña y adornada con flores blancas y marrones, como el hábito franciscano.

En la villa vieja, a 2 kilómetros de Trancas, el pueblo participa de la misa frente a la histórica Iglesia del Corazón de Jesús, construida por los jesuitas en 1700.

Su vida en América

En 1589 fue enviado a América. Luego de un extenso periplo por mar –con naufragio y riesgo de vida- y por tierra, llegó a los territorios de Salta y luego a Tucumán, recorriendo además otras zonas hasta Uruguay. Las conversiones se producían de a cientos. ¿Cuáles fueron sus armas? Un crucifijo, un rabel (instrumento similar al violín) y el don de lenguas (capacidad para hablar y comprender idiomas desconocidos). Cuando los indígenas lo recibían al grito de guerra, solo hacían falta unos minutos para que quedaran cautivados por su prédica y carisma.

Nada se resistía a sus encantos, ni un toro feroz que escapándose aterrorizó las calles del pueblo de San Miguel y ante las palabras de san Francisco Solano fue conducido mansamente al corral atado de la cuerda del hábito del santo. Tampoco lo hicieron las aguas, en Tucumán, a 3 km de la ciudad de Trancas, todavía se puede contemplar el Pozo del Pescado, agua que el santo hizo brotar al son de su bastón para paliar la sequía reinante. Tampoco se resistió el tramo fluvial del río Dulce, hoy llamado río Hondo, en Santiago del Estero, donde se detuvo a orar el santo y las aguas crecidas bajaron una vez que levantara el cordón de su hábito franciscano, diciendo: “Ahí tienen su río hondo”.

Del suelo de esa ciudad brota solo agua caliente, más el único manantial de agua fría fue otorgado por san Francisco Solano, que la hizo surgir para que bebieran los antiguos pobladores de Río Hondo, hoy convertido en el parque temático Agua Santa.

Así fue la vida y milagro de este santo también nuestro, que quiso y predicó en nuestro territorio, venerado y adorado en masa por los primigenios habitantes de la región. Murió en Lima, un 14 de julio de 1610. Las campanas del convento de Loreto, en Sevilla, donde había estudiado Filosofía, tañeron solas a la hora de su deceso en un internado

 

En la villa vieja, a 2 kilómetros de Trancas, el pueblo participa de la misa frente a la histórica Iglesia del Corazón de Jesús, construida por los jesuitas en 1700. 

COMPARTIR:

Comentarios