Miércoles 1 de Diciembre de 2021

  • 27.4º

SEGURIDAD

24 de octubre de 2019

Tucumán tiene su propio protocolo sobre funerales conflictivos

Las autoridades de la cartera de Seguridad de la provincia explicaron cómo se trabaja en Tucumán ante los llamados “cortejos fúnebres tumberos”. Ante la decisión del Ministerio de Seguridad de la Nación de crear la denominada “Unidad Preventiva de Análisis para Funerales de Alto Riesgo Social vinculados al Narcotráfico” (resolución 906/2019)

El Secretario de Seguridad de Tucumán, Luis Ibáñez, explicó que desde hace un año y medio que la Policía de la provincia implementa un protocolo de actuación diagramado específicamente para este tipo de acontecimientos. 

“En la provincia venimos trabajando en este aspecto desde hace un año y medio, cuando desde el ministerio se detectó la modalidad de ‘velorio tumbero’ y los numerosos inconvenientes que traían aparejados en ocasiones”, dijo Ibáñez.

Además puntualizó: “A partir de tomar conocimiento de cómo se desarrollaban estos eventos, se dispusieron medidas concretas y las fuerzas de seguridad trabajan bajo un protocolo de prevención preestablecido cuando ocurre el fallecimiento de una persona que esté ligada a algún hecho en conflicto con la ley”.

De acuerdo a la resolución emitida en el Boletín Oficial por la creación de la Unidad a nivel nacional, su objetivo será definir “un operativo policial” de acuerdo con “los resultados de la matriz de riesgo”, elaborar “un informe de evaluación del operativo” y enviar “actuaciones a la autoridad judicial competente para el caso que se hayan cometido delitos o contravenciones”. 

La resolución precisa que “una de las prácticas en donde usualmente se cometen distintos delitos, tanto federales como ordinarios pero siempre vinculados al narcotráfico, son los funerales de aquellas personas que han sido parte de organizaciones criminales”. La Unidad calificará “la gravedad y magnitud de los hechos” y determinará “la vinculación del contexto con el narcotráfico”, antes de la actuación preventiva de las fuerzas de seguridad.

Sobre el protocolo que se desarrolla en Tucumán desde hace casi dos años ya, Ibáñez detalló que incluye tareas de vigilancia, acompañamiento, enfocados siempre en la prevención. “En primer lugar se hace un trabajo de inteligencia para determinar el grado de intervención que es necesaria y se toman medidas preventivas. Los efectivos realizan observaciones y vigilancia en el lugar del velorio y después proceden al acompañamiento y seguimiento hasta el cementerio” afirmó.

El secretario afirmó: “A veces la familia directa desconoce las amistades del fallecido y por qué es necesaria la intervención para prevenir hechos, pero la marcada presencia policial se debe a que hubo casos en los que algunos presentes usan armas de fuego en el trayecto o en el lugar y que se cometieron numerosos ilícitos en el transcurso del acompañamiento, aprovechando el tumulto de gente”.

El funcionario destacó que todo el operativo que se desarrolla apunta a la prevención, para evitar que la despedida del difunto se torne violenta para la familia, los deudos y los ocasionales transeúntes que pueden resultar heridos o agredidos ante el uso de armas de fuego u otro tipo de armas. 

“Cuando fue necesario hubo actuación policial y se labraron las actuaciones necesarias para elevar el caso a la Justicia y realizar las medidas judiciales correspondientes para el secuestro de armas u otras que fuesen requeridas y así se continuará trabajando”, cerró Ibáñez.

COMPARTIR:

Comentarios