Lunes 21 de Septiembre de 2020

  • 12.8º
  • Despejado

MUNDO

21 de abril de 2020

Las causas del derrumbe en el precio del petróleo

Sobreproducción, coronavirus, contratos a futuro y tipos de barril

 

"El precio de un activo nunca puede ser menor a cero”, sentencian todos los manuales de economía. Este lunes, la realidad se impuso sobre la teoría. Es que, en apenas una hora, el precio del contrato de futuros del barril WTI con entrega en mayo (que vence este martes) pasó a operar en negativo. Su valor llegó a acumular una caída del 253%, pasando de cotizar u$s 2 hasta quedar en -$40.32, aunque luego se recuperó hasta los -$12.96 por barril.

Una primera aclaración importante: el barril de crudo del que hablamos es el WTI, de referencia para Estados Unidos. En general, su precio se suele ubicar algunos dólares por debajo del Brent, que se usa de referencia para nuestro país. Ambas cotizaciones ya venían siendo muy golpeadas durante este año, con caídas superiores al 50% en sus precios. 

 

¿Qué pasó ayer?

La pandemia del coronavirus afecta la cotidianeidad de casi todo el mundo. En especial, la actividad económica. Las industrias están paradas, el transporte también. Sin funcionamiento en las fábricas, sin aviones circulando, cada vez menos automóviles en movimiento: hay cada vez menos compradores de petróleo. Nadie lo usa. Este fue uno de los factores principales del derrumbe de ayer. 

Frente a esta caída en la demanda, los productores de todo el mundo van almacenando los barriles que no venden. En Estados Unidos en particular, el depósito del crudo se realiza en la ciudad de Cushing, Oklahoma. El dato es que su capacidad de almacenamiento está muy cerca del límite. El problema es que los costos que implican ampliar los espacios para guardar petróleo son muy elevados. 

De esta forma, para los productores resulta menos costoso pagarle a sus clientes para que se lleven los barriles que pagar mayores costos de almacenamiento. Esta contradicción se hizo evidente durante el día de ayer. El eje del problema reside en que hoy martes vencen los contratos a futuro para el mes de mayo. ¿Qué es un contrato a futuro? Básicamente un pacto donde el comprador y el vendedor acuerdan la entrega de, en este caso, un barril de petróleo a una fecha posterior. Se arregla el precio en el cual se realizará esta entrega y se firma el contrato.

Como estos contratos vencen hoy, 21 de abril, los compradores se encontraron frente a un apuro: yo tienen muchos barriles en su inventario y no tienen dónde almacenarlo. Como vimos más arriba, si el costo de adquirir más capacidad de almacenamiento es muy grande, prefirieron vender su contrato de entrega futura. Este proceso se realizó muchas veces, entre muchos empresarios, lo que generó una caída en espiral del precio del contrato. Finalmente, nadie quiere recibir su barril de petróleo.

Como vemos, el precio negativo se trata de un problema de un contrato en particular. Los futuros a junio funcionan a valores que rondan los u$s 20, pese a que también sufrieron una caída importante. Sin embargo, si la depresión en la demanda de crudo no se revierte, es probable que nos enfrentemos a una situación similar en el futuro.

La pregunta obvia que se desprende de este cuento es: ¿Por qué no dejan de producir y se ahorran este drama? Por diversos factores de costos de producción y competencia, resulta muy costoso cortar la cadena productiva. Requiere una serie de acuerdos y negociaciones entre empresas y países. En concreto, en las últimas semanas los países miembros de la OPEP (Arabia Saudita y otros) + Rusia acordaron recortar la producción mundial de petróleo en 10 millones de barriles diarios. Mientras tanto, las proyecciones de los especialistas advierten que el coronavirus genera una caída en la demanda de entre 20 a 30 millones de barriles diarios. La diferencia es considerable. 

Mientras tanto, el precio del barril Brent, de referencia para nuestro país, no está exento del problema. Hoy, su cotización cae por debajo de los u$s 20, reflejando que la crisis afecta a toda la industria. En Argentina, esto volverá a llamar la atención sobre el futuro de Vaca Muerta y las provincias petroleras, que dependen económicamente de la producción de crudo. Estos niveles son prácticamente precios de quiebra para estos sectores.

Estamos frente a un derrumbe general de la industria petrolera, consecuencia de una sobreproducción mundial de crudo, que se enfrenta a un shock de demanda producida por el coronavirus. Los mercados financieros de todo el mundo están respondiendo con pérdidas generalizadas a una nueva caída en el precio del barril, mostrando que no se trata de un problema aislado. 

Finalmente, la extensión o no en el tiempo de estas caídas dependen de la recuperación en la demanda. El debate reside en cuánto tiempo pasará hasta que esta recuperación llegue. Que los contratos a junio, por ejemplo, no se hayan derrumbado refleja el optimismo que existe en los mercados sobre un rápido rebote de la economía cuando los efectos de la pandemia pasen. Pero el camino hasta la recuperación puede ser más largo que las intenciones de los operadores.

 

 

 

 

 

 

 

Escuchá La 97.1 todo el día, hacé click 👇🏽 acá

📻

Descarga la App de #RTuc haciendo click 👇🏽 acá

📲​

 

 

Rivadavia Tucumán - FM 97.1

 

 

 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios